Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 marzo 2018

Un día de esos en que me sentía muy triste, uno de esos en los que se siente que has remado tanto y por tanto tiempo contra tanta marea, y cuando volteas hacia atrás pareciera que no has avanzado casi nada, ¿has tenido de esos días? Creo que la mayoría hemos tenido al menos un día así en nuestra vida ¿cierto?…

Bueno, ese día, mi esposo y yo recibimos una llamada que cambio el rumbo de nuestras vidas, y comenzamos una aventura que nos llevo a viajar mas rápido de lo que esperábamos, por los medios que no habíamos planeado y a lugares que ni habíamos imaginado. A los pocos meses tomamos un avión que nos llevo a conocer Istanbul y nos permitió vivir tres meses en la capital de Dinamarca, Copenhague (Copenhagen). Esa fue la primera parte de la aventura.

Llegamos sin muchas expectativas, tuvimos algunos tropiezos, e iniciamos un camino de profundo conocimiento acerca del hombre y la mente humana. Nos enamoramos de la perfección de un país donde las cosas funcionan, donde todo es estéticamente hermoso, y en el que las personas lucen muy felices. Atravesamos limitaciones personales y de pareja, aprendimos a escuchar unos ocho idiomas distintos al mismo tiempo aun pudiendo coordinar nuestros pensamientos. Conocimos el segundo Parque de Diversiones mas antiguo del mundo, en el que Walt Disney se inspiró. Hicimos nuevos amigos, de Alemania, Checoslovaquia, Israel, Italia, España, y hasta de una isla cercana a Madagascar, que ni siquiera puedo memorizar su nombre.

Disfrutamos el poder caminar muy tarde sin miedo a ser asaltados, entrar a comprar a un supermercado a las doce de la noche, y ver, a toda hora, las calles repletas de bicicletas estacionadas sin cadenas ni ningún dispositivo de seguridad, ya que el vehículo personal del 80% de la población es una bici.

Dinamarca fue un aire fresco en nuestras vidas, como una especie de renovación,  un sorbo de belleza y prosperidad, un recordatorio de lo infinita que puede ser la realidad cuando no te aferras a nada y entiendes que no hay una sola manera de lograr las cosas, pueden existir muchas y pueden ser magnificas. Yo aprendí a admirar y a valorar mas a mi esposo, y ambos descubrimos que somos mas hábiles y que podemos serlo aun mucho mas. Lo que descubrimos en realidad fue cuan brillantes somos y cuanto mas brillo podemos alcanzar.

Así que dejamos Copenhague agradecidos, con ganas de quedarnos y de regresar, con la certeza de que merecemos una vida gigante y bella, que podemos ser capaces de crear maravillas, que hay mucho mas por aprender, para mejorar nosotros, y mejorar al mundo en el que vivimos, que tenemos una gran tarea y responsabilidad.

Tomar una decisión no siempre es fácil, para algunos lo es mas que para otros, pero sea como sea siempre amerita de valentía y confianza. Yo no soy perfecta, no lo somos, pero es cierto que aunque existan esos días en que pareciera que nada ha valido la pena, en que tienes ganas de tirar la toalla; si tienes el coraje de mantenerte tomando decisiones y experimentando cambios, te darás cuenta que todo, absolutamente todo lo recorrido, todo lo vivido, exactamente como ha sucedido, ha valido la pena. Eso es precisamente lo que acrecenta esa extraordinaria sensación de confianza hacia la vida.

¡Nosotros continuamos la aventura! ¿Y tú?…

FB_IMG_1522108807294

Christiansborg Palace

 

Anuncios

Read Full Post »