Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el liderazgo’

Ya van a hacer casi 20 años desde la primera vez que, viviendo en USA, una señora muy amable me habló del Mercadeo en Redes. Recuerdo perfectamente que yo trabajaba como recepcionista en una mueblería y ella me invitó a tomar un café en mi hora de descanso. Nos sentamos en una linda cafetería y ella me echó un cuento del cual yo ya no me acuerdo nada (risas), ni siquiera puedo recordar el   nombre de ella, pero si tengo su cara y su presencia grabada como una fotografía en mi memoria.

Lo cierto es que ese fue mi primer contacto con este concepto. Un año más tarde estaba ya en Venezuela desarrollando por mi propia experiencia un negocio de este tipo. Fue una aventura muy interesante, de la cual, más allá de los logros, el dinero y los viajes, lo que más me quedó fue el haber conocido a personas que, con su ejemplo, me mostraron lo ilimitado que puede ser el potencial humano y cómo cualquier cosa es posible para aquel que “cree” y que trabaja con persistencia y constancia.

Hace unos meses cuando mi esposo llegó un día a casa, después de ir a una charla con mi papá, y me dijo: -voy a hacer un negocio de Mercadeo en Redes-, yo no podía creerlo. Es como cuando piensas que ya hay cosas que pasaron en tu vida y no volverán, pero ellas retornan a ti de alguna manera y te haces la pregunta ¿será que este ciclo no se cerró? Para mí esto más bien era algo que no tenía nada que ver conmigo, era un proyecto que estaría buenísimo para mi esposo porque ya yo lo había vivido, pero ¡estaba equivocada! (risas).

Un día decidí acompañarlo a un seminario y la verdad no me gustaba mucho todo el entusiasmo que había en el lugar, soy de las personas que me gustan más los ambientes calmos que aquellos donde todo el mundo grita como para subirse el ánimo. Pues resulta que el orador del evento tenía algo en común conmigo, su pasión por el futbol y su amor por Venezuela. Este joven estaba contando como, gracias al desarrollo personal que había obtenido en ese negocio, un día recibió una llamada donde se le invitaba a ser el coach motivacional de la selección Vinotinto Sub 17 pero no había asignado ningún tipo de recurso económico para ese cargo, es decir, si él quería participar tenía que trabajar gratis. Fue como un eco que resonó dentro de mi cuando él dijo: Y pude hacerlo, pude trabajar gratis por mi país, gracias a que este negocio me da el suficiente dinero como para hacer lo que amo hacer.

photogrid_1473958843515-1

¡Gracias Jeremias!

Desde ese día he acompañado a mi esposo en esta actividad económica y todo nuestro mundo se ha transformado, es como si hubiésemos empezado a vivir una nueva vida, y siempre estaré agradecida a él por haber tomado tan sabia decisión.

Puedo decirles que nuestro entorno está lleno de personas con altos estándares y valores. Formamos parte de una comunidad en la cual el foco no soy yo como individuo sino todas las personas que conforman el equipo. Vivimos con una visión inmensa de lo que viene, y con la paz interior de saber que todo lo que hacemos trae el bien al mayor número de áreas en la vida ¡Esto realmente me emociona! Saber que soy capaz de ver más allá, porque no muchos logran verlo, a veces estamos tan prisioneros de los miedos, de las ideas fijas de cómo tienen que ser las cosas y tan enfrascados en nuestra manera de hacer dinero y sobrevivir que nos hacemos ciegos a lo que es obvio, está pasando justo en frente de nuestras narices y no lo vemos, entonces vienen las circunstancias duras, nos arropa la realidad y estamos hasta deprimidos y robotizados, pero no nos hemos dado cuenta. Allá afuera las personas están tan tristes y ni siquiera se percatan de ello…

Nosotros somos muy afortunados ¡realmente lo somos!  El Mercadeo en Redes nos llevó a formar parte de  una tribu de excelencia. Dejamos de pensar en nuestros “problemitas” y nuestras necesidades, las cuales se han visto resueltas y satisfechas al enfocarnos en los problemas y anhelos de los demás; por tanto, no solo estamos pasando por la vida para tener una familia de papá, mamá e hijos, ni tampoco vivimos solo para tener una casa, un carro, un trabajo y vacaciones dos veces al año. Tenemos “propósito”, aportamos cada día, a todo nuestro alrededor, dejando de ser pobres de mente y de bolsillo y colaborando a que muchos otros también dejen de serlo ¡es una gran vida!

La felicidad y la prosperidad nace de ahí, esa sensación de plenitud que tanto buscamos, algunos en las profesiones, otros en la meditación, algunos en lo material y otros en lo espiritual. Actualmente en Venezuela muchos lo buscan, lo anhelan, lo ameritan en lo económico, porque todo está tan duro, no importa cuál sea la condición social, yo lo veo todos los días, personas que están desesperanzadas y siguen intentando subsistir, buscar el pan para sus casas o mantener la posición que tanto les costó construir, y se quedan dando vueltas en un mismo eje sobre si mismos sin poder encontrar la salida, y se olvidan de ver alrededor y hacerse la gran pregunta; ¿Qué puedo hacer distinto? ¿Qué puedo dar yo?

Para mi esa es la única manera, crear equipos, hacer cosas que traigan beneficio para muchos y para todo, es un salto de conciencia, y todo viene agigantado de vuelta hacia ti cuando tienes el coraje de hacer esto. La abundancia fluye, no solo en dinero, sino en amor, en compañía, en dicha, en ética, en grandeza. Es simplemente una Economía Consciente  y Colaborativa, donde el mundo cambia, somos parte de esa transformación y logramos trascender.

Algunos ya estamos listos para esto ¿lo estás tú?

Read Full Post »

VIDA

Este último año ha sido tan intensamente activo y versátil que había dejado la escritura un poco de lado. Pero nada en verdad está mejor o peor, definitivamente todos son momentos y cada uno es un mecanismo que te lleva al siguiente, y ese al próximo, y entre engranaje y engranaje se va gestando nuestra existencia tan llena de matices, colores y maravillas.

He aprendido mucho, pero más ha sido lo que me ha tocado desaprender. Es un camino de regreso a lo más básico y simple. Pareció un año muy turbulento, no por problemas sino más bien por acciones y logros. Ahora es un nuevo tiempo donde el aprendizaje no ha parado, al contrario, estoy desmenuzando la historia, el conocimiento, la línea temporal, dándole valor a lo científico, a la propia tecnología que te lleva a cruzar el puente hacia aquello que innatamente, yo no he buscado, me ha encontrado.

Estoy tomando la ruta de la súper-actividad sin tensión, la disciplina, el cronograma tan bien organizado que te entusiasma y permite que te dé chance para hacerlo todo. La vida puede ser tan efectiva cuando la simplificamos, cuando borramos los datos falsos que nuestra mente tiene grabados limitando nuestras percepciones y hasta nuestras propias habilidades.

Aumentaron los proyectos y los retos. La creatividad esta al mil por cierto y el espacio se diluye, como también el tiempo ¡lo creamos! Somos capaces de crear tiempo, estamos produciendo futuro a cada instante, es tanta la invención que no llega a haber presente, cada segundo es algo nuevo, es decir, todo es futuro, y ya no hay que enfocarse más en aquello de “mantenerse en el momento presente”, porque eso es simplemente quedarse allí y la supervivencia no es estática, la vida es movimiento.

¡Esta nueva experiencia es realmente fascinante!

Quiero agradecer a todos aquellos que me leen y me siguen por esta ventana. Mi amiga Ana me inspiró a volver más frecuentemente a comunicarme por aquí, a solo compartir mi experiencia sin tapujos, porque ella y yo nos conocimos gracias a este blog, nos re-encontramos de nuevo, muy seguramente, aunque no nos habíamos visto estas caras jamás, y eso es lindo, es hermoso poder encontrarnos de vuelta, retornar.

Así que aquí estoy, quiero que tú me conozcas y deseo conocerte. Yo voy a contarte mis anécdotas, pero me encantaría también aprender de las tuyas. El mundo ahora se mantiene todo conectado, ya no quiero solo escribir, quiero leer, hablar y escuchar, quiero compartir y que nos inter-conectemos ¡podría llegar a ser muy divertido! ¿te atreves?

Read Full Post »

He estado perdida mis queridos porque estoy muy enfocada en acciones concretas para cambios profundos y sostenidos.

Me tomo el tiempo hoy porque desde que me levanté tenía esta frase en la cabeza dando vueltas. Vivir esta época en Venezuela me ha enseñado muchísimas cosas. Gracias a haber desarrollado mi habilidad de observadora y testigo presente de las circunstancias, he podido sacar conclusiones bien interesantes acerca del comportamiento humano en tiempos de crisis.

Para nadie es un secreto lo que se vive en mi país y muchos de ustedes han seguido mis entradas en este blog una a una. Las razones por las que estamos atravesando esta realidad parecieran ser infinitas, aunque algunos solo la atribuyen a un sector, o hasta un único personaje. Lo que yo me he dado cuenta es que la causa está intrínsecamente relacionada con la capacidad de cada persona a estar atento a los cambios y dispuesto a llevarlos a cabo.

Si nada de lo que estaba realizando hasta el día de hoy me trae los resultados que antes tenía o que nunca obtuve, definitivamente hay que hacer algo distinto. Estuvimos demasiados años acostumbrados a que todo se daba en esta tierra de abundancia, pero el mundo va transformándose y nosotros formamos parte de un todo que inevitablemente muta. Nos incomoda un poco tener que cambiar porque era ya conocido y seguro lo que hacíamos. Nos toca hacer reajustes en nuestras rutinas, nuestras formas de comprar insumos, e incluso en como ganarnos el pan de cada día.

Entonces veo tres tipos de venezolanos. Los que entre tanto caos se asfixiaron en el problema de la rutina y están tan angustiados que no logran ver, oír ni hacer ninguna renovación en su vida, y por lo tanto, cada día cavan un hoyo más y más profundo y sin salida. Están otros que están haciendo muchísimo, trabajan día a día, aportan, luchan, pero al final de la jornada están agotados porque a pesar de tanto esfuerzo no logran ver los resultados, y cada mañana tienen que buscar la fortaleza, viviendo en un ciclo sin fin que termina todas las noches con una inmensa desesperanza. Hay otro grupo de individuos alertas, entendiendo que no solo hay que trabajar sino hay que hacer cosas distintas, que hay que estar dispuestos a tomar algunas acciones aunque no nos gusten, buscar alternativas nuevas, dejarse llevar y transformarse al ritmo de la universalidad. Estos últimos se acuestan y se levantan entusiasmados a pesar de las interminables malas noticias.

Veo pues que queremos tenerlo todo tal como era antes pero eso es imposible. Lo único constante es el cambio. Debemos agradecer a esta supuesta y falsa “crisis” por darnos la oportunidad de crecer y desarrollar nuevas habilidades, descubrir nuevos talentos y medir nuestra grandeza. No es peleando contra lo que sucede que vamos a lograr la reforma, es con la inteligencia y apertura de sufrir la metamorfosis necesaria en todos los ámbitos de nuestra vida. Si hay que desarrollar un nuevo trabajo, hacerlo. Si hay que salir a la calle en vez de estar en una oficina, hacerlo. Si hay que dejar a nuestros hijos solos más tiempo, hacerlo. Si hay que abandonar algunos hábitos y costumbres,  hacerlo. Si hay que vencer el status, los miedos y la comodidad, hacerlo.

Estoy absolutamente segura de que aquellos que estén dispuestos a hacer cosas diferentes, disfrutarán los mayores beneficios que traiga el fin del “caos venezolano”. Trabajemos inteligentemente en tiempos de crisis y disfrutaremos de la abundancia, pues así como “la conciencia” te da, luego de que tu le has entregado todo a ella, así mismo es la vida, así mismo es el amor, así mismo es la prosperidad, así mismo es la economía. Nada esta separado.

“La crisis hace campeones” señores, y doy gracias por ser partícipe y testigo de todos esos campeones que se están forjando en Venezuela, líderes de trascendencia, personas que ya están saliendo del país a dar ejemplo, mostrando otra cara de la moneda ¡Tu eliges que tipo de venezolano ser!

Gracias por leerme…

Read Full Post »

Un “líder”.  Palabra grande y a mi parecer, compleja.

Según el Diccionario de la Lengua Española (1986) y el Diccionario de Ciencias de la Conducta (1956) “El liderazgo es un intento de influencia interpersonal, dirigido a través del proceso de comunicación, al logro de una o varias metas u objetivos”

El filósofo Hugo Landolfi dice: “El liderazgo es el ejercicio manifestativo de las actualizaciones y perfeccionamientos de un ser humano, denominado líder, quien por su acción se coloca al servicio del logro, a través de una misión, de uno o varios objetivos propuestos por una visión. Dicha visión debe alinearse y subordinarse necesariamente al Bien Último del hombre.”

Por su parte el autor Richard L. Daft, en su libro La Experiencia del Liderazgo, define el liderazgo como: “La relación de influencia que ocurre entre los líderes y sus seguidores, mediante la cual las dos partes pretenden llegar a cambios y resultados reales que reflejen los propósitos que comparten. Los elementos básicos de esta definición son: líder, influencia, intención, responsabilidad, cambio, propósito compartido y seguidores”.

Cada uno como ser humano en algún momento tiene que interpretar el rol de líder. Si no lideramos nuestro propio accionar como adultos, nadie puede hacerlo por nosotros. Ya me he referido bastante en este blog acerca de la responsabilidad que cada uno tenemos de nuestra propia vida, pero ¿qué pasa cuando tenemos que elegir a otra persona para que lidere?.

Vivimos en una urbanización o barrio y hay que escoger al presidente de la Junta de Condominio. En la escuela nos toca elegir al presidente del Centro de Estudiantes. Incluso en nuestros trabajos quizás es nuestra responsabilidad señalar quienes han de ser los líderes. Escogemos al Alcalde o Intendente de nuestra ciudad, al Gobernador de nuestro estado o departamento, y vamos a votar para decidir quién será el líder que, como Presidente de nuestro país, hará el trabajo de mantener el orden, la seguridad, el bienestar y la economía, no solo nuestra, sino de todos.

Viéndolo de esa manera parece ser una tarea bastante difícil, ¿cómo elegimos al mejor líder?. Para tomar una decisión tan importante como ésta, deberíamos conocer bien a la persona en quien vamos a poner cierta responsabilidad de cómo influenciar directa o indirectamente en nuestras vidas, y en la de tantos. Sin embargo, a veces no tenemos el tiempo ni tampoco  las posibilidades ni la cercanía para conocer profundamente a esos candidatos. ¿Qué opción nos queda entonces?.

Tenemos en primer lugar una era tecnológica que nos permite investigar la biografía o vida de una persona, ya casi ninguno estamos absolutamente ocultos, mucho menos si nuestro trabajo nos hace figuras públicas. En la historia de alguien se puede medir si sus acciones han traído más resultados positivos y benéficos que resultados que generan caos o desmejoras para una mayoría. Allí puede haber bastante material para empezar a tener una visión al respecto.

Poseemos también nuestros valores e ideales, estos nos pueden servir para escoger a uno u otro personaje. Según sean las actitudes que muestran podemos discernir si se acercan o no a nuestros principios. Para esto nos sirve hacernos preguntas como ¿qué quiero yo para mi vida y la de mis seres queridos?, ¿paz, armonía, abundancia o conflicto, miedo y carencia?, ¿amor, verdad y simpleza u odio, mentira y complicación?, ¿libertad o coerción?, ¿educación o ignorancia?, ¿respeto o agresión?, ¿libros o armas?…

Es necesario darle mucha importancia al hecho de visualizar cómo queremos vivir día a día, qué herramientas deseamos tener para guiar a nuestros hijos. Nos hemos tomado demasiado a la ligera el cómo somos parte de un todo que se correlaciona y que afecta por ende a cada parte, haciéndonos co-responsables absolutamente de la realidad, no solo nuestra, sino de todos. Y dejamos en manos de otros, del destino, o de lo que sea, la responsabilidad de involucrarnos, porque tenemos la falsa creencia de que si no nos toca de manera cercana, no es problema nuestro; entonces que sean otros los que decidan.  En ese actuar no estamos asumiendo el liderazgo que nos corresponde individualmente.

Apelo por ultimo al mejor amigo que tenemos a la hora de elegir: nuestro sentir. Nada mejor que separarnos de todas las razones y tratar de escuchar lo que nuestro inequívoca conciencia nos dice. Si logramos ese encuentro con ese espacio silente y calmo que está en nuestro interior, allí tendremos la respuesta más elevada para el colectivo, porque es en ese lugar donde todos nos conectamos, y allí, todos deseamos lo mismo.

La invitación es entonces a ejercer tu derecho al voto y a apartar comodidades, individualidades y conveniencias personales, internalizando muy bien si realmente la elección a escoger es la que tu verdad interior  te está asegurando, con esa certeza única y tajante, la manifestación más cercana de todo lo que tú, tus padres, tus hermanos, primos, tíos, tus hijos, nietos, tus amigos, vecinos, compañeros de trabajo, los ciudadanos de tu ciudad, estado y país, te agraden o no, merecemos. Porque como lo dice la definición de Hugo Landolfi, la visión de un líder debe alinearse y subordinarse necesariamente al Bien Último del hombre.

Seamos todos este 7 de Octubre los líderes de un nuevo despertar en Venezuela, siendo además ejemplo e inspiración para otros países que tienen en este momento sus ojos puestos sobre nuestros actos.

¡No te quedes en tu casa, sé participativo!

Que en estas elecciones la votación sea masiva, pulcra e inolvidable.

Read Full Post »